Las empacadoras de carne han dependido durante mucho tiempo de la mano de obra inmigrante. Ahora, algunas están recurriendo a trabajadores extranjeros.

Durante décadas, la industria cárnica ha contratado a inmigrantes y refugiados para realizar el peligroso trabajo de cortar carne, para consumo en los Estados Unidos. Ahora, un pequeño pero creciente número de plantas empacadoras están recurriendo a trabajadores bajo programas de visas.